Razones por las que tenemos hijos

La reproducción es una de las características de la vida. Es un proceso natural que se produce cuando los individuos de una especie están maduros para hacerlo. Y así ha sido para los humanos. 
Durante milenios, la especie humana ha tenido “los hijos que Dios (o las Diosas de la fertilidad) han querido”, y solo las personas que por diversas razones decidían ser célibes, podían – con el control de su comportamiento- no tener descendencia. 

Esperenza, una puerta hacia la posibilidad


Cuando hay dificultades en la reproducción, se activa un estado de incertidumbre reaccionando con emociones contradictorias, positivas y negativas. 

Pensar en positivo ayuda, pero no es la única clave para llegar al deseo. 

Se ha de “sentir” que es posible, eso es lo más complejo. Conectar mente, cuerpo y emoción, será un factor muy importante.