Esperenza, una puerta hacia la posibilidad


Cuando hay dificultades en la reproducción, se activa un estado de incertidumbre reaccionando con emociones contradictorias, positivas y negativas. 

Pensar en positivo ayuda, pero no es la única clave para llegar al deseo. 

Se ha de “sentir” que es posible, eso es lo más complejo. Conectar mente, cuerpo y emoción, será un factor muy importante. 

Que nos aleja del éxito: el dolor sin aceptación, “duelo”. 

Situaciones a superar: 

· Rupturas anteriores. 
· Pérdidas y duelos de seres queridos. 
· Proceso para llegar a ser madre a solas. 
· El temor a la edad. ¿por qué no lo hice antes?. 
· Aborto/s. 
· Iniciar un proceso de Reproducción asistida. 
· Aceptar que necesitamos ayuda, sin anular nuestro aparato reproductivo. 
· Aceptar la reactividad emocional de ambos miembros de la pareja. 
· La información diagnóstica del hombre y/o de la mujer. Multiplicidad de pruebas. 
· Mantener unido sexo y reproducción, al margen de que no se dé el embarazo. 

Como afrontar la dificultad reproductiva: 

· Vivir el proceso como una aventura con dificultades a superar. 
· Mantener una actitud de reto, sabiendo que hay múltiples alternativas para llegar al deseo de ser padres. 
· Poner límites, aunque se puedan ir modificando. 
· Aceptar el apoyo psicológico especializado: mente cuerpo y emoción siempre van unidos. 
· Control medio de la información y del ritmo. 
· Mantener actividades diversas durante el tiempo en el que deseamos ser padres. 
· Crear la ilusión de tener un hijo. Disminuirla no ayuda a que sintamos menor dolor si no sucede. 
· Buscar información contrastada. 
· Manejar y conocer la propia reacción ante las adversidades. 
· Reconducir la reacción hacia la apertura y la relajación, estar receptivos. 
· Conocer tus capacidades y sacarles provecho. 
· Tener una actitud amorosa, optimista, receptiva y adaptativa en cada momento. 
· Conectar con el placer y la comunicación verbal y corporal con la pareja. 
· Mantener activo el sexo. 
· Como hemos hablado en anteriores Blogs: hacer ejercicio moderado, relajación, Yoga … 
· Mantener contacto con las personas que nos quieren, escuchan y nos aportan tranquilidad. 

Todos los factores anteriores, ayudan a reducir la reactividad ante la dificultad, disminuyen la ansiedad y la depresión como expresión psíquica a la dificultad de tener un hijo, bien sea de forma natural o con ayuda médica.

Gemma Mestre
Psicóloga Clínica
Sexóloga - Fertilidad - Psicoterapeuta

No hay comentarios:

Publicar un comentario